Cómo balancear las hormonas de forma natural

Cómo balancear las hormonas de forma natural

Es hora de hablar de los efectos de los químicos dañinos que existen en varios de los productos que utilizamos a diario para cuidarnos y alimentarnos.

Estos químicos producen en nuestro cuerpo un desbalance hormonal entre estrógenos/progesterona, que puede llegar a causar cambios de humor, flashes de calor, abscesos de celulitis, o, incluso, otras consecuencias más graves como pérdida de masa muscular e inhabilidad para eliminar grasa del cuerpo.

No es necesario tomar medicinas comerciales. Haciendo un simple cambio en los hábitos alimenticios, el cuerpo puede devolverse a sí mismo el equilibrio hormonal.

1. Este atento a los fitoestrógenos.

Los Fitoestrógenos se encuentran en muchos productos con soya que consumimos casi sin darnos cuenta. Sin embargo, la dosis recomendada al día es menor a un miligramo. Ahora, si lo que busca es aumentar los niveles de estrógeno por un desbalance hormonal tal vez quiera consumir alimentos como la soya, la manzana, las cerezas, el arroz, el maní o las lentejas.

2. Cuídese de los xenoestrogenos.

Son estrógenos creados por el hombre. Se encuentran en múltiples fertilizantes, herbicidas y pesticidas utilizados en cultivos. Usted puede estar consumiendo alimentos que han sido rociados con estas sustancias. Para eliminar el riesgo de consumir estos xenoestrógenos, adquiera productos orgánicos y asegúrese de lavar bien frutas y verduras antes de consumirlas.

3. Consuma estos productos.

Para balancear las hormonas de forma natural usted puede empezar a consumir alimentos como vegetales orgánicos de la familia de las crucíferas (brócoli, coliflor, repollo, coles, rúgula, berros, rábanos, kale), champiñones, las uvas rojas y las semillas. Cada uno de ellos cumple una función al bajar los niveles de estrógeno en la sangre.

¿Qué evitar?

Para evitar los desbalances hormonales, que nos hacen sentir tan incómodas, es recomendable reducir el consumo de café, alcohol y cigarrillos, los alimentos congelados, los excesos de fritos y las salchichas.

Por último, diga sí al ejercicio y consuma frutas y verduras orgánicas regularmente.

Autor: Victoria Pinto.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *